Pescado, Recetas

Pie o pastel de salmón con pasta filo

Pastel-de-Salmón-4
Hoy vamos a cocinar un pie o pastel de salmón con pasta filo, una opción deliciosa para comer pescado. Personalmente, me encanta comer salmón, ya sea a la plancha con un poco de ensalada o pasta. Es un pescado con un importante contenido en proteínas y ácidos grasos omega-3 por lo que ayuda a mejorar el colesterol y triglicéridos.

Antes de comenzar con la receta me ha parecido interesante daros algo de información sobre los pies para que así ganemos en cultura gastronómica. El pie es una especie de empanada horneada con una capa delgada de masa, conocida como crust, que puede estar rellena tanto de algo dulce como de algo salado.

Pastel-de-Salmon-2

Los pies se definen según cómo se coloque su crust o masa. Un single-crust pie sólo tiene masa en el molde de hornear, dejando el relleno sin tapar. Un cobbler o top-crust pie es el nombre que tiene cuando ponemos el relleno directamente en el molde y tapamos con la masa antes de hornearlo. Por último, un two-crust pie tiene el relleno entre dos capas de masa al estilo de una empanada. El tipo de masa que se suele utilizar para preparar los crusts del pie es masa de hojaldre, pero se usan otro tipo de alimentos como galletas trituradas, puré de patatas o panecillos.

Los pies más conocidos son el steak and kidney pie (con la carne de ternera y sus riñones acompañados de salsa, un entrante muy común en el Reino Unido) o el shepherd’s pie (de carne de cordero, cubierto de puré de patatas y a veces de una capa de queso) [Wikipedia: Pie].

En el caso de este pie o pastel de salmón con pasta filo, la pasta filo tiende a secarse de forma muy fácil por lo que es conveniente que la usemos una vez tengamos todo preparado. Si os sobra pasta filo podéis hacer unos paquetitos rellenos de verduritas o con queso. En próximas publicaciones prepararé otro tipo de recetas usando la pasta filo que te darán una idea de cómo usarla de otra forma.

Pastel-de-Salmon-Bodegon

Pie o pastel de salmón con pasta filo

Ingredientes

  • 1 puerro
  • 1 calabacín
  • Tomillo
  • 200g de salmón
  • 100g de queso feta
  • 1 limón
  • 3 huevos grandes
  • 250g de pasta filo
  • Parmesano
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Lava el salmón y prepáralo en una sartén caliente hasta que esté bien hecho. Aparta y deja que enfríe porque lo usaremos luego.
  2. Limpia y lamina el puerro y el calabacín, coloca en una sartén grande a temperatura baja con un poco de aceite y las hojas de tomillo. Cocina a fuego lento durante unos 30 minutos (con la tapa puesta los primeros 15 minutos) o hasta que se doren ligeramente, removiendo de forma regular. Una vez preparado, salpimentar y dejar enfriar unos 5 – 10 minutos.
  3. Precalienta el horno a unos 180 °C. Mientras se calienta el horno, desmenuza el salmón y el queso feta en la mezcla que teníamos preparada de puerro y calabacín. Ralla la piel de un limón por encima y mezcla los huevos batidos con todo.
  4. En un molde apto para horno de unos 30 cm, bien engrasado, extiende la pasta filo por encima. Superpon las hojas de pasta filo, pincelando con aceite entre cada una de ellas y dejando que sobresalgan de la base. Asegúrate de cubrir bien todo y de que pueda cerrarse con los pliegos que sobresalen.
  5. Por último, rellena con la mezcla que teníamos preparada y cierra, dando unas últimas pinceladas de aceite y ralla un poco de queso parmesano por encima. Mete en la parte baja del horno durante unos 45-50 minutos o hasta que compruebes que está bien cocinado y dorado.

Pastel-de-Salmon-3