Recetas, Vegetariano

Patatas bravas con allioli

Las patatas bravas es una de las tapas más aclamadas en nuestros bares.

El otro día aparecía la noticia un periodista inglés en el que mencionaba por twitter que las patatas bravas no eran más que patatas con ketchup lo que provocó tal revuelo que muchos cocineros de renombre españoles salieron a la defensa de nuestro querido plato de picoteo.

Si que es cierto que si te vas a un bar de turistas o según que tascas puedes encontrarte unas bravas de dudosa apariencia. Así que te recomiendo sitios como el Docamar en Madrid o la Moritz o Delicias en Barcelona.

Para que esto no te vuelva a pasar y seas tú mismo el que prepare unas perfectas bravas te traigo una receta perfecta y con el tiempo le des tu toque personal a las bravas.

He utilizado un mortero de Le Creuset para preparar el allioli tradicional y un plato ideal para tapas en rojo cereza que me encanta.

Como puedes imaginar la salsa de allioli tradicional no lleva huevo (ya que como su nombre indica solo es ajo y aceite) y es muy fuerte por lo que si tienes delicado el estómago te recomiendo que hagas la versión con huevo que preparé en la receta arroz negro.

Patatas bravas con allioli

Salsa Alioli

  • 4 dientes de ajo
  • 50ml de aceite de oliva
  • 1 piza de sal

Salsa brava

  • 2 dientes de ajos
  • 400g Tomate troceado
  • 1 Cebolla
  • 3 guindillas
  • 1 cucharadita de pimentón

Patatas Bravas con allioli

  • Patatas bravas
  • 3 patatas
  • Salsa Brava y Allioli

Preparación

  1. Para la salsa allioli, echamos la sal al mortero y después el ajo troceado.
  2. Machacamos ambos ingredientes hasta que quede muy machacado.
  3. Vamos echando gotitas de aceite y vamos ligando con el mortero.
  4. Repetimos el paso y siempre poco a poco hasta que consigas la densidad deseada.
  5. En el caso de la salsa brava pon en un cazo la cebolla picada, los ajos troceados y las guindillas.
  6. Espera a que cojan color y vierte el tomate troceado en el cazo.
  7. Añade la cucharita de pimentón y salpimenta a tu gusto.
  8. Después de 5 minutos quita las guindillas si no quieres que pique demasiado.
  9. Cuando la salsa haya reducido ponla en el vaso de la batidora de mano y tritura hasta que tenga la consistencia que desees.
  10. Cortamos las patatas en dados.
  11. Freímos las patatas bravas con abundante aceite caliente. Las dejaremos hasta que adquieran un color dorado.
  12. Las sacamos a un plato con papel de cocina para que recoja el exceso de aceite.