Dulces, Recetas

Pastel de caqui para acabar el otoño

pastel-de-caqui-1

Un pastel de caqui (kaki, persimon) con una de mis frutas preferidas propia del otoño.

Es una fruta que si lo tomas cuando aún no está lo suficientemente madura notarás que la lengua se te queda como una alpargata debido a la astringencia.

El caqui se suele comer de dos formas, la forma tradicional donde se recolecta maduro y tiene una textura blanda haciendo que se tenga que comer con cuchara. En este caso es más complicado encontrarlo ya que es un fruto muy frágil que se estropea con facilidad.

Por el contrario la forma “Persimon” (que es la que más me gusta) se come como una manzana ya que su pulpa está dura. Te preguntarás: ¿Cómo es posible que un caqui de pulpa blanda se vuelva duro o son variedades diferentes?. Esto es debido a que la variedad “Rojo Brillante” de los caquis son tratadas para eliminar la astringencia. Se someten a una atmósfera controlada con etanol y una humedad del 90% durante unos días, de esta forma el caqui presenta un color anaranjado y su textura es firme consiguiendo que sea mucho más fácil comer y transportar.

Y como toda fruta es buena comerla. En concreto el caqui contiene caroteno, rico en vitamina A. Con sus propiedades antioxidantes, tiene efectos beneficiosos contra algunas enfermedades degenerativas.

[Wikipedia: Caqui]

pastel-de-caqui-2

Pastel de caqui

Ingredientes

  • 3 caquis grandes (Persimon)
  • 60g de mantequilla a temp. ambiente
  • 2 huevos
  • 200g de azúcar blanco
  • 200g de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 250g de harina con levadura
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 200g azúcar glas
  • 100g crema de queso

Preparación

  1. Precalienta el horno a 180ºC y engrasa un molde de 30cmx20cm aproximadamente.
  2. Pela los persimon y tritúralos sin que quede puré. Queremos que queden trozos de caqui.
  3. Tamiza la harina, la canela y la sal en un bol grande.
  4. En otro bol mezcla la pulpa de los caqui, la mantequilla derretida, los huevos, los azúcares y la vainilla.
  5. Vierte lentamente al bol de la harina y mezcla hasta que quede integrado
  6. Hornea durante 40-50 minutos o hasta que esté hecho comprobando con un palillo si sale manchado.
  7. Deja enfriar en una rejilla.
  8. Prepara la cobertura mezclando el azúcar glas con la crema de queso.
  9. Cuando esté totalmente frío, dale la forma que quieras al pastel de caqui (en mi caso hice un pequeño pastel de caqui con ayuda de un cortapastas grande, aunque también puedes dejarlo cuadrado).
  10. Haz un corte en horizontal por la mitad.
  11. Añade en el medio un poco de cobertura y unos trozos de caqui.
  12. Cierra el pastel de caqui y cúbrelo con el resto de cobertura con ayuda de una espátula o un cuchillo.